En Espanol: Lo Que Puedes Hacer Para Evitar Una Cesárea Innecesaria

White Papers
-----------------------------------------------------------

Lo Que Puedes Hacer Para Evitar Una Cesárea Innecesaria

 

El Grupo Público de Ciudadanos de Investigación en Salud en Washington, D.C: ha estimado que la mitad de las casi un millón de cesáreas que se realizan cada año en los Estados Unidos son médicamente innecesarias. Esto es, con cuidados más apropiados durante el embarazo, trabajo de parto y parto, la mitad de las cesáreas pudieron haberse evitado. Es claro que hay muchas ocasiones cuando una operación cesárea es muy necesaria. Sin embargo, el parto por cesárea presenta riesgos aumentados tanto para las madres como para sus bebés y si esos riesgos pueden evitarse, tanto las madres como sus bebés se beneficiarán.

 

Las siguientes sugerencias son cosas que puedes hacer para ayudar a evitar una cesárea innecesaria. Al prepararte de manera minuciosa, puedes ayudar a asegurar que tengas una experiencia de parto tan sana y positiva como sea posible.

 

Antes de tu trabajo de parto, lee y edúcate.

 

Asiste a clases, grupos y talleres tanto dentro como fuera del ambiente hospitalario.

 

Investiga y prepara un plan de parto. Dale copias a tu hospital o clínica de maternidad, médico o partera y a las personas de apoyo. Discute esto con la persona encargada de darte los cuidados de salud antes del parto y pídele que lo firme. Comenta esto con el personal del hospital o clínica de maternidad cuando llegues.

 

Entrevista a más de un proveedor de cuidados de salud. Haz preguntas claves y observa sus respuestas y como tus cuestionamientos influencían sus actitudes. ¡Están a la defensiva o les da gusto que te intereses?

 

Pregunta a tu médico si tiene un límite de tiempo para el trabajo de parto y el pujo en la segunda etapa. Date cuenta qué es lo que él/ella considera que puede interferir con el proceso normal del parto.

 

Conoce más de un hospital o clínica de maternidad, nota sus diferencias y pregunta sobre su índice de operaciones de cesárea, cual es su protocolo de Parto Vaginal Después de Cesárea, etc.

 

Date cuenta de tus derechos como mujer embarazada.

 

Encuentra a una persona que pueda acompañarte en el parto (Doula).

 

Entrevista a más de una, busca a alguien que ha atendido varios partos y que tiene experiencia con nacimientos normales, sin intervenciones. Una revista médica reciente demostró que el apoyo de otra mujer en el trabajo de parto y parto podía reducir significativamente la necesidad de una cesárea.

 

Ayúdate a asegurar el tener un bebé y madre sanos con una alimentación equilibrada. Consumir alimentos ricos en proteínas, vitaminas y minerales puede prevenir complicaciones en el embarazo, trabajo de parto y parto.  No se recomienda la restricción de sal durante el embarazo. Condimenta tus alimentos con sal al gusto.

 

Si tu bebé está en posición de nalgas, pregunta a tu médico o partera sobre ejercicios para ayudar al bebé a voltearse, versión externa (voltear al bebé) y parto vaginal en posición de nalgas. Tal vez quieras pedir una segunda opinión. Pregunta sobre partos de nalgas durante tu primera entrevista.

 

Si has tenido una cesárea anterior, considera y explora seriamente la opción de un parto vaginal después de cesárea (PVDC) De acuerdo con la política sobre PVDC de octubre de 1988 del Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetras, el PVDC es más seguro en casi todos los casos que una cesárea programada y hasta el 80 por ciento de las mujeres con cesáreas anteriores pueden dar a luz via vaginal a sus bebés subsecuentes.

 

Durante el trabajo de parto quédate en casa el mayor tiempo posible. No llegues al hospital demasiado pronto. Si aún estás en las etapas tempranas del parto cuando llegues a la maternidad, en vez de darte de alta, camina en el hospital o regresa a casa a descansar. Colócate en las posiciones más cómodas para ti durante el trabajo de parto. Camina y cambia de posición con frecuencia. Recuerda que estar en cuclillas puede ayudar a que el bebé descienda.

 

No pases el trabajo de parto recostada sobre tu espalda, ya que el peso del bebé sobre la Vena Cava (una vena principal en el abdomen de la madre) puede disminuir el abastecimiento de sangre y oxígeno a tu bebé.

 

Continua comiendo y bebiendo ligeramente, especialmente durante el trabajo de parto. El útero es un músculo y como todos los músculos, debe ser nutrido para trabajar de manera efectiva.

 

Evita la conducción con pitocina para a un trabajo de parto lento. Si tu trabajo de parto está progresando lentamente, tal vez prefieras tratar de ayudarlo con estimulación sobre tus pezones y caricias amorosas de tu pareja. Tal vez esto inicie tu trabajo de parto si has pasado tu fecha probable de parto. Recuerda que dar a luz después de tu fecha de parto y/o un trabajo de parto lento puede ser lo normal en ti.

 

Si se rompe tu fuente, no permitas que nadie te haga un examen vaginal (para evitar el riesgo de infección), a menos que esté indicado médicamente por una razón específica. Comenta con tu médico o partera sobre como monitorear señales de infección, antes de que se rompa tu fuente.

 

Los estudios recientes indican que el uso rutinario de monitoreo fetal electrónico continuo contribuye a un aumento de cesáreas sin mejora en el bienestar fetal relacionada. Pide que se use un fetoscopio o tal vez solo un monitoreo inicial al ingresar a la maternidad.

 

Las epidurales y otras anestesiaa pueden favorecer que el trabajo de parto sea más lento y pueden ocasionar complicaciones para la madre y su bebé. Si te administran una epidural y tienes dificultad en pujar efectivamente, permite que la epidural se desvanezca y reinicia el pujo.

 

Averigua cuales son los riesgos y beneficios de procedimientos de emergencia aplicados de manera rutinaria antes de enfrentarte a ellos.

 

Cuando hagan cualquier procedimiento en ti, pregunta porqué te lo están haciendo en tu caso, cuales son los efectos a corto y largo plazo para tu bebé y cuales son otras opciones. Recuerda que nada es absoluto. Si tienes dudas, confía en tus instintos. No tengas miedo de ser asertiva. Acepta responsabilidad por tus peticiones y decisiones. Este es tu cuerpo, tu bebé y tu parto.

 

En vez de medicamentos (que pueden ser dañinos y hacer más lento el trabajo de parto) considera medidas de alivio al dolor naturales, tales como: masaje, reflexología, relajación, visualización guiada, compresas calientes/ frías, baño en regadera o tina, pelota grande de parto, posiciones y otras medidas de confort.

 

Translation: Cathy Urroz de Arce; LLL leader, IBCLC (Guadalajara, Mexico)

 

This may be copied and distributed with retained copyright.
© International Cesarean Awareness Network, Inc. All Rights Reserved.

----------------------------------------------------------------

wp_uncs_sp.doc                                                                      8/20/2002
                                                                                              ©2002 ICAN, Inc.

Syndicate content
International Cesarean Awareness Network, Inc. ("ICAN") maintains this website as an online information and communications service. Use of this website is at your own risk. The information contained on or provided through this website is intended for general consumer understanding and education only, is not intended to be, and is not provided as a substitute for professional medical advice. Nothing contained on or provided through the website is intended to be or is to be used for medical diagnosis or treatment. The website is presented by ICAN for the sole purpose of disseminating general health information for public benefit. Always seek the advice of your midwife, physician, nurse or other qualified health care provider before you undergo any treatment or for answers to any questions you may have regarding a medical condition. The website and any information provided on the website are not intended to constitute the practice of or furnishing of medical, nursing, or professional health care advice, diagnosis, consultation or treatment or services in any jurisdiction.



Except for information, products, services or merchandise clearly identified as being supplied by ICAN, ICAN does not operate, control, supply, endorse, warrant or guarantee any information, products, services or merchandise available on the website or through the Internet generally in any way. You understand and agree that ICAN does not make any express or implied warranties, representations or endorsements of any kind whatsoever (including without limitation, warranties of title or non-infringement  or any warranties of merchantability or fitness for a particular purpose) with regard to the website, or with respect to any information, products, services, merchandise or other material provided on or through the website. ICAN does not warrant or guarantee the accuracy, completeness, correctness, timeliness, or usefulness of any information, products, services, merchandise or other material provided through the website. ICAN makes no warranty or guarantee that the website will be uninterrupted, timely, secure, or error free.



In no event will ICAN be liable to you or anyone else for any decision made or action taken by you or anyone else in reliance upon the information contained on or provided through the website.

Copyright © 2013 International Cesarean Awareness Network